Lope de Vega. Su personalidad en su escritura.

Artículo dedicado a mi querido profesor y amigo, José María Torrijos, que me enseñó desde jovencita a adorar el teatro clásico y a admirar a Lope

Tiene su silla en la bordada alfombra
de Castilla el valor de la Montaña
que el valle de Carriedo España nombra.
Allí otro tiempo se cifraba España,
allí tuve principio: mas ¿qué importa
nacer laurel y ser humilde caña?
Falta dinero allí, la tierra es corta;
vino mi padre del solar de Vega:
así a los pobres la nobleza exhorta.
Siguióle hasta Madrid, de celos ciega,
su amorosa mujer, porque él quería
una española Elena, entonces griega.
Hicieron amistades, y aquel día
fue piedra en mi primer fundamento
la paz de su celosa fantasía.
En fin, por celos soy, ¡qué nacimiento!
Imaginadle vos, que haber nacido
de tan inquieta causa fue portento.

Lope de Vega: Biografía breve

Así relataba el joven Félix Lope de Vega cómo fue su nacimiento. “Hijo de celos”, hizo de ellos una de las máximas de su multitud  de admirables obras, entre amores, desvaríos y luchas de poder entre clases.

Dicen de Lope que siempre se consideró a sí mismo como un personaje novelesco. Incluso orígenes nobles él mismo siempre creyó que poseía. Pero su vida, aparte de avatares románticos, idilios prohibidos, multitud de hijos legítimos y bastardos, y un ir y venir entre lo mundano y lo espiritual, no fue más que eso, una aventura más sentimental e íntima que vital. Excepto su participación en una expedición a las Azores y su enrolamiento en la tristemente derrotada Armada Invencible, Lope jamás salió de España. Eso sí, lo que no consiguió su cuerpo físico lo logró su alma y su obra, ya que está considerado uno de los autores más prolíficos de la literatura universal.

Lope de Vega De cuando alla nos vino

Escena de la sátira teatral De cuando acá nos vino (Lope de Vega)

Amor, no pienses que te pintan tierno,
porque lo mismo que pareces eres,
ni así desnudo, porque ardiendo mueres,
que no hay Scitia cruel como tu invierno.
Tu pecho es roble, tu interés eterno,
loco tu ardor, prestados tus placeres;

fingida y breve gloria, cuando quieres;
cuando aborreces, verdadero infierno.
Si dios, siendo tan malo, te llamaron,
no ha sido porque tú lo merecieses,
mas porque tantos necios te adoraron.
Y viendo que era fuerza que debieses
a cuantos sus haciendas te fiaron,
las alas te pusieron porque huyeses. 

Las amantes y esposas de Lope construyeron su historia y, con coraje de heroínas, atropellando los pensamientos y sentidos del tan dotado autor, inspiraron también su obra.

Elena Osorio (Filis) fue su primer gran amor y la causante de un despecho que le costó el destierro, durante cuatro años de Madrid y dos del Reino de Castilla, por haber hecho circular sobre ella y su familia poemas insultantes. Poco después se casó con Isabel de Urbina (Belisa), que murió al dar a luz a su hija Teodora. Al regreso a Madrid tras su destierro, se enamoró de Micaela Luján (Celia o Lucinda), una mujer casada con la que Lope tuvo cinco hijos. Por dinero se casó con Juana de Guardo, a la que dio cuatro hijos pero ningún rastro de huella en su obra.

Retrato de Lope de Vega

¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?
¿Qué interés se te sigue, Jesús mío,
que a mi puerta, cubierto de rocío,
pasas las noches del invierno escuras?
¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,
pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío
si de mi ingratitud el hielo frío
secó las llagas de tus plantas puras!
¡Cuántas veces el ángel me decía:
“Alma, asómate agora a la ventana;
verás con cuánto amor llamar porfía!”
¡Y cuántas, hermosura soberana,
“Mañana le abriremos”, respondía,
para lo mismo responder mañana!

Fue tras la muerte de Juana, precedida por la de muchos de sus hijos, cuando Lope entró en una crisis personal y espiritual y decidió ordenarse sacerdote. En esta época de dolor y desgarrado arrepentimiento el autor escribió sus Rimas sacras, que son considerados los más bellos sonetos sacros del Barroco. Pero poco pudo durar la castidad del sacerdote, ya que apareció en su vida un nuevo e irreprimible amor, Marta de Nevares (Amarilis y Marcia Leonarda), otra mujer casada de tan sólo veintiséis años. Pese a las duras críticas vertidas sobre este nuevo romance entre el sacerdote maduro y la joven casada, Marta de Nevares consiguió impulsar de nuevo la obra hasta entonces apagada de Lope y convertirse en su última musa.

Lope de Vega

Con 73 años de edad murió Lope, un 27 de agosto de 1635.

Cuatro días antes de su muerte estaba aún escribiendo poemas. Él mismo se reconoció autor de unas 1500 obras, de las que se conservan unas 500 entre obras dramáticas y sacras.

Prolífico fue, no cabe duda. Y de su herencia dejamos recuerdo de algunas de sus más conocidas obras tales como El caballero de Olmedo, Fuenteovejuna, La dama boba, La viuda valencianaEl perro del hortelano en teatro, La Dorotea, La Arcadia, El castigo sin venganza en novela y, en su repertorio poético La hermosura de Angélica, Amarilis, sus Rimas sacras, entre otros, y La Vega del Párnaso como obra póstuma.

 

Grafología de Lope de Vega

El ingenio y la fortaleza vital se estrechan con fuerza en la escritura de Lope.

Lope de Vega autógrafo

El aparente descuido en el conjunto de sus líneas delata a una mente atribulada, en la que ideas e historias se atropellan y tropiezan entre sí. A una cabeza bullente de genialidad, que no permite a la mano dar abasto en el ejercicio de transcribir lo que el genio inquieto dicta.  Tal barullo de trazos deja entrever, sin embargo, una enorme carga estética en la elaboración de las letras. El esmerado trazado en la curva, en las mayúsculas en la cadencia inclinada que delata a todo aquel ser capaz de amar lo que es bello.  

En la mayoría de sus manuscritos se perfila el autor dinámico y activo. Impetuoso y valiente. Entusiasta sin límite y sin freno. El hombre apasionado capaz de ilusionarse como un niño con el amor y la creación, hasta el punto de dar por ellos la vida.

Autógrafo de Lope de Vega

Colección de Autógrafos. Sección de Diversos del Archivo Histórico Nacional. Fuente: Portal de Archivos Españoles PARES

Su escritura también delata al personaje seductor sexual y pasional, dotado de admirables capacidades de persuasión y galantería, tanto con el verso como con actos y palabras. Cierto debió ser que su creatividad, su morbosa contradicción en sus formas de actuar y presentarse, su carisma adulador y también su desatada sensibilidad, le convirtieran inevitablemente en suculento panal de mieles para sus conquistas femeninas.


Lope de Vega El perro del hortelanoLuego, ¿qué tratamos de esto
si cuando ve que me enfrío
se abrasa de vivo fuego,
y cuando ve que me abraso
se hiela de puro hielo?
No sé, Tristán; pierdo el seso
de ver que me está adorando,
y que me aborrece luego.
No quiere que sea suyo
ni de Marcela; y si dejo
de mirarla, luego busca
por hablarme algún enredo.
No dudes: naturalmente
es del hortelano el perro.
Ni come ni comer deja,
ni está fuera ni está dentro.
(“El Perro del Hortelano”)

El mismo Lope que no se amilana en el cortejo tampoco lo hace a la hora de imponer su voluntad.

Tajante, sutilmente arrogante y contestatario sabe dar respuesta presto a todo tipo de lances y, lo que es más, lograr salirse con la suya. 

En esta firma del autor fechada en 1611 y rozando su ancianidad, deja ondear no obstante la bandera de su bien autoestimado ego en la mayúscula inicial, para mostrar después un atribulado escudo protector en la rúbrica final, con forma de espiral descendente. Esto viene a mostrarnos las turbulencias de una vida que, quizás como escritor no le fue incomprendida, pero sí fue incomprendido -¿o quizás eternamente insatisfecho?- el personaje por él creado. 

Firma de Lope de Vega

Cuando imagino de mis breves días
los muchos que el tirano Amor me debe,
y en mi cabello anticipar la nieve,
más que los años, las tristezas mías,
veo que son sus falsas alegrías
veneno que en cristal la razón bebe,
por quien el apetito se le atreve
vestido de mil dulces fantasías.
¿Qué hierbas del olvido ha dado el gusto
a la razón, que, sin hacer su oficio
quiere contra razón satisfacelle?
Mas consolarse puede mi disgusto,
que es el deseo del remedio indicio,
y el remedio de amor querer vencelle.

Sandra Mª Cerro

Grafóloga y Perito calígrafo

www.sandracerro.com

NOTAS:

[Artículo publicado en 2013. Actualizado y revisado en noviembre 2018]

Fuente de los autógrafos: Archivo Histórico Nacional. Portal de Archivos Españoles PARES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Nos estamos adaptando al nuevo Reglamento sobre Protección de Datos)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.