Grafología del Romanticismo (s. XIX)

“Hoy he sido llevado ante él. Por desgracia es tan bello y genial, inspirado y magnífico, que temo que su vida se desvanezca como un fugaz sueño divino en este mundo malvado. De la magia de sus ojos no puede Vd. hacerse idea: ¡si pudiera sobrevivir; es un milagro demasiado inaudito!”  

(Palabras de Richard Wagner tras su primer encuentro con el Rey Luis II)

 ¿Creatividad o locura? Pero… ¡bendita locura aquella que es capaz de desbocarse en sueños materializando ideales y construyendo magia! Y así fue. Él, Luis II de Baviera, llamado “el Rey loco” proyectó su locura en un castillo de ensueño para huir, rodeado de bosques, de montañas y de brumas, de su presente y su realidad. Y lo encaramó en lo alto, allá donde residen las ideas, la imaginación y la fantasía, y aún no satisfecho con ello, elevó sus pisos y sus torres, como en un intento de fugar su mente hasta donde no pudiera ser alcanzada ni arrebatada. Tal vez tan sólo le faltó volar.

LuisII

Así su firma parece también querer arañar el cielo, ampararse y cobijarse en un firmamento aislado donde sólo residan la fantasía y los sueños, la soledad del genio sobre la máscara de realidad ensombrecida del loco. Mientras los bucleados de la “L” y la “d” ondean orgullosos al viento de la creatividad infinita, una maraña enredada parece andar buscando, como perdida, la realidad, la forma de posar los pies sobre la tierra sentando base a la firma. Pero no consiste más que en una búsqueda desesperada, inquietante, insegura y desasosegada del sí mismo, bajo el trazo introspectivo: la espiral del que parece hundirse dentro de su propio abismo.

 Así eran ellos, los románticos. Junto a Luis II, otros genios creativos, o bien locos o que rozaban los delirios de la locura, dejaron también huella impresa de distintas artes durante el apasionado y tortuoso siglo XIX. Y digo bien, “apasionado”, pues la pasión constituyó bandera insigne de esta época que irrumpió rasgando los pesados cortinajes colgados por la razón y el criticismo de la Ilustración y la tradición arraigada del Clasicismo. Así, fueron éstas las características más relevantes del Romanticismo, y así fueron, de la misma forma, retratadas por las plumas que hacían revolotear tintas sobre el papel:

– La naturaleza, el romance caballeresco del medioevo, el amor mejor si no es correspondido, la muerte, la desdicha, lo sobrenatural, lo fantástico, lo irreal en la cima de lo inalcanzable y los sueños constituyen las pinceladas básicas del espíritu romántico.

– El Yo, el ego, la autonomía del ser cobra una fuerza palmaria y se ensalza al héroe. Veremos pues a ese Yo reflejado en una escritura de ampulosas mayúsculas iniciales y letras sobrealzadas, elevadas sobre el majestuoso pedestal del orgullo propio.

friedrich-el-viajero-contemplando-el-mar-de-nubes-1818

“Caminante ante un mar de nubes”, Friedrich

– El sentimiento predomina sobre la razón, y la pasión se deja desbordar a raudales; la pasión se pinta, se escribe, se palpa en el aire, fluye y se deja ir; el corazón desarma a la mente y el sentimiento al sentido. Esto se plasma en una escritura de formas elegantemente curvas, que se deja fluir, y se desmaya hacia la derecha; se entrega sin más, con un gesto de reverencia, y hasta, a veces, incluso se desboca sin control de las pasiones hacia esa zona.

 – Frente a la tradición y la rigidez de los modelos clásicos, se impone la originalidad y ésta deja paso a la genialidad exacerbada. Por eso vamos a ver en las zonas altas de las letras profusión de bucleados, de adornos y esa “d” colgada e inconclusa, símbolo de la creatividad incomprendida, del “querer y no poder alcanzar” los sueños, los ideales, el amor… y queda ahí, en lo alto, anclada, replegada en la nostalgia infinita.

d-colgada

“d” clásica del Romanticismo, con hampa “colgada” o inconclusa

– De la misma forma, en el arte, la imitación neoclásica rompe sus esquemas y abre puertas a la imaginación creadora, a la innovación, a la fantasía rompedora.

– También el concepto de perfección clasicista se convierte literalmente en ruinas, en obras inacabadas, en ideas inconclusas y abiertas.

– Impera el fatalismo, el pesimismo, la insatisfacción por la vida; la tristeza se canta y, sin tratar de evitarse, por el contrario es ensalzada y en ella se regodea travieso e indolente el duende creativo. Y se reflejará en una escritura de líneas preferentemente en descenso o con finales cayendo hacia los abismos de la propia desidia vital.

firma-dumas

“¡Oh, aquél tiempo feliz en que éramos tan desgraciados!”

(Alejandro Dumas)

 – Se venera la belleza hasta el éxtasis, se exagera y se idealiza hasta chocar con la esencia misma de la sinrazón. E igual sucede con el Amor, sentimiento recurrente que llega a convertirse en algo fantástico e irracional, generalmente fatalista, enfermizo y destructivo para con el propio ser.

beso-hayez

“El beso”, Francesco Hayez

La literatura romántica de XIX español tiene como referente indudable a Gustavo Adolfo Bécquer. Sus rimas y sus leyendas son las resultas del puñal clavado en un corazón solitario, introvertido, amante de la soledad del genio incomprendido y, perennemente y sin remedio, insatisfecho.

firma-1860-2album-julia

Su escritura salpica vibrante emotividad y una sensibilidad mucho más que a flor de piel. La escritura inclinada a la derecha que parece poseída por una pasión irrefrenable no llega sin embargo a su destino, sino que se repliega huidiza y temerosa en los finales. Aparecen curiosos gestos de retroceso en las palabras al final de línea, cuyos ganchos de desenlace se elevan, se crispan como quien alza el brazo o el escudo en señal de protección o defensa frente al ataque ajeno. Aquí también se retrata defendiéndose Bécquer por temor a ser herido de muerte o tal vez de amor. Así como retrata a su tímido corazón en letras empequeñecidas y delicadas la mano que con soltura, tibieza, prudencia y elegancia hace danzar la pluma sobre el papel, pintando sentimientos con forma de poesía.

 

“Cuando la edad enfría la sangre y los placeres son cosa del pasado,

el recuerdo más querido sigue siendo el último,

y nuestra evocación más dulce, la del primer beso.”

(Lord Byron)

firma-byron

 La exaltación del Yo en la mayúscula inicial, el torrente de pasión en el trazado extendido, progresivo y reverencialmente inclinado, entregado, y ese rasgo final de retroceso tan característico de la época, el remate con regreso a la nostalgia, al pasado, de donde inevitablemente se recoge la esencia romántica; es el autorretrato mismo de Lord Byron.

 Otro apasionado romántico fue Charles Baudelaire, amante libertino de las mujeres, de la vida y del mismo amor. Su escritura pinta cómo debió ser efectivamente su carácter y su mundo: apasionante, vivo, espontáneo y elegante. La exquisita vibración de sus letras parece música, y en ellas hace alarde de galantería, perspicacia, inteligencia y también de esa creatividad ingeniosa que ya hemos ido viendo en algunos de sus coetáneos. Fijémonos de nuevo en esa “d” enganchada en su cresta, esta vez formando orgullosos caracolillos con tintes narcisistas y ademanes de coquetería masculina. El ornamento en las mayúsculas también nos habla de alarde del propio ego, de seguridad en sí mismo. Y la inclinación hacia la derecha es nuevamente expresiva de pasión, de entrega, de afectividad y de expansión. Debió ser Baudelaire un buen relaciones públicas de la época, un excelente orador y, por supuesto, un seductor tremendamente galante. La suave elegancia de su escrito, y la sensibilidad junto con ese ego carismático y arrollador que transmite, sencillamente engancha y engatusa, y hace pensar que fue el caballero un encantador de damas y un fino embaucador en los negocios que rara vez no se saliera con la suya…

 “Espantoso juego del amor, en el cual es preciso que uno de ambos jugadores pierda el gobierno de sí mismo”

(Baudelaire)

baudelaire

Pintor de referencia del Romanticismo inglés fue John Everett Millais. Poco se conoce de su vida salvo que fue un niño prodigio; no es de extrañar que imprimiera pues tal madurez a sus obras dotándolas de un siempre inquietante y conmovedor realismo. Su escritura retrata también así la realidad de la frágil e indómita época que le tocó vivir, y en ella se dibuja a sí mismo como un ser discreto, tremendamente diplomático, de fuerte y autoritario temperamento. Su creatividad es seria, formal y un tanto idealista, es sencilla, poco edulcorada y no se pierde en fantasías ni en alardes superfluos, más impulsiva que apasionada.

millais-letra

ofelia

“Ofelia muerta”, Millais

Ramillete sin desperdicio de personajes el que hemos presentado en este artículo. Pintores, escritores, músicos, pensadores y poetas; grandes genios creativos todos, malabaristas de la locura algunos, otros nostálgicos que supieron hacer de la melancolía y la desesperanza un arte; pero todos ellos inolvidables seductores. Artistas que a sí mismos fueron retratados de forma inconsciente por su propia escritura, impronta imborrable de la personalidad bien propia de cada uno, bien impregnada por el tiempo que les tocó vivir y que les hizo estandartes del mismo: Romanticismo, nostalgia, belleza, maravillosa y genial sinrazón. Hechizo de ojos verdes, rayo de luna…

Sandra Mª Cerro

Grafóloga y Perito calígrafo

Centro de Grafología Sandra Cerro

www.sandracerro.com

¿Quieres aprender Grafología?

Consulta nuestro programa de Cursos presenciales, a distancia y online, sobre Grafología y especialidades

Cursos de Grafología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *