¿Cuál es el perfil del estudiante de Grafología?

grafo-estudiante

Recuerdo que, en una ocasión, alguien me dijo que le sorprendía encontrar una grafóloga joven, porque siempre había pensado que un grafólogo era un señor o una señora viejos, con cara de antiguos y con una lupa colgando del cuello con una cadena.

Si bien la Grafología es una técnica científica que viene de siglos atrás, necesariamente se va modernizando, a la vez que van cambiando los modelos caligráficos. Es una ciencia palpitante, viva, en constante desarrollo. Y a lo largo de su evolución, no solo se van abriendo nuevos campos de aplicación, sino que con ello, además, va cambiando el perfil del grafólogo.

El grafólogo viejo con la lupa colgando ya no está de moda. El perfil de las personas que actualmente estudian grafología puede variar según el área de aplicación de esta disciplina. Vemos algunos casos:

  • Personas que tienen interés por la grafología y la estudian por mera curiosidad, para aprender a conocer mejor a las personas que les rodean, o incluso a ellos mismos. En estos casos, las edades de los estudiantes pueden abarcar una horquilla amplísima, generalmente entre los 20 y los 65 años.
  • Estudiantes de Psicología, Criminología, Pedagogía o Empresa-Recursos Humanos, de cualquier año de Carrera, que quieren conocer esta disciplina complementaria a sus estudios, y con ello aportar un valor adicional, que les diferencie de otros, en su currículo. Constituyen el bloque más joven, con edades comprendidas entre los 18 y los 30 años.
  • Profesionales del área de Recursos Humanos, que quieren conocer esta técnica de selección y evaluación de personal, para aplicarla directamente en su quehacer profesional. Este modelo de estudiantes, junto con los restantes que se van a reseñar en este artículo, abarcan edades generalmente comprendidas  entre los 30 y los 50 años.
  • Psicólogos y coaches, que aplican la grafología como herramienta adicional para conocer mejor a sus pacientes o clientes, y llegar al fondo de conflictos emocionales o de temperamento, con el fin de orientar mejor la terapia aplicable.
  • Criminólogos y miembros de fuerzas de seguridad, como método valiosísimo para reconocer perfiles criminales.
  • Pedagogos, profesores, educadores u orientadores, que precisan de esta disciplina para conocer mejor a sus alumnos, y poder detectar conflictos psicológicos o emocionales, que estén constituyendo trabas en su proceso de aprendizaje. También para orientar a los alumnos, de la forma más adecuada, en su decisión vocacional.

 

Sandra Cerro, Grafóloga y Perito calígrafo

Centro de Grafología Sandra Cerro

www.sandracerro.com

Estudia Grafología en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA)

cartela-udima-edificio

Pincha en la imagen para acceder al Curso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *